Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2016

(L294) Últimas tardes con Teresa (1966)

Imagen
Juan Marsé, Últimas tardes con Teresa (1966)
Sin duda Últimas tardes con Teresa es una de la mejores novelas de Juan Marsé (Barcelona, 1933). La leí con dieciséis años y ahora al volverla a leer para el Club de Lectura me he dado cuenta de las muchas cosas que se me pasaron por alto en su momento. No estaba preparado para captar la complejidad y hermosura de esta excelente obra, aunque algo de ello sí que intuí en su momento. Con este pequeño comentario pretendo celebrar el cincuenta aniversario de su publicación.
Argumento: Última noche de la Fiesta Mayor de un estrellado cielo de septiembre. La solitaria pareja se dirige al automóvil.
Primera parte:
El Pijoaparte se dirige el 23 de junio de 1956 a una verbena del barrio de San Gervasio. El color oliváceo de su piel lo delata. Entra en una fiesta de jóvenes ricos, va demasiado endomingado con su pelo negro repeinado, es el único que lleva traje. Saca a bailar a una chica morena llamada Maruja, hablan y le pregunta por una joven rubia a…

Noveno aniversario del blog

Imagen
Hemos llegado juntos al noveno aniversario de elsurcodeltiempo. Durante este tiempo he comentado libros, restaurantes, películas, también alguna necrológica de autores y personas que para mí han tenido un especial significado.
Como vengo haciendo los últimos años he preparado un pequeño cuestionario donde podréis demostrar vuestros conocimientos. A dos acertantes (si hay más habrá sorteo) les regalaré un bonito libro.
Llegados a este punto intentaré que el blog dure un año más como mínimo y así llegar a completar la década (2007-2017). Una vez conseguida esta meta no sé si lo continuaré ya que es un trabajo constante y laborioso, aunque agradable a la vez. Sería interesante emprender nuevos retos.
Gracias a todos por seguirme durante tantos años. Espero que hayáis disfrutado y que alguna recomendación os haya servido para gozar de algún libro o llevar a vuestros seres queridos a algún agradable restaurante.
Un saludo afectuoso.

(L293) Un hombre que duerme (1967)

Imagen
George Perec, Un hombre que duerme (1967)
Segunda novela que os traigo de este original y buen autor francés, muerto prematuramente, George Perec (1936-1982)El hombre que duerme (1967) enlaza con la novelística denominada de Bartleby en honor del autor del relato breve Bartleby el escribiente (1853) de Herman Melville.
Argumento: Un estudiante decide un día no levantarse y no ir más a clase, es el día de su examen final. No acabará su licenciatura, no estudiará más. Tampoco abrirá la puerta a los amigos que vienen a verlo. No tiene ganas de hablar ni de salir más. Descubre que no sabe vivir. Habita una buhardilla de poco más de cinco metros cuadrados.
“Ésta es tu vida. Esto es lo que tienes. Puedes hacer el inventario exacto de tu escasa fortuna, el balance preciso de tu primer cuarto de siglo. Tienes veinticinco años y veintinueve dientes, tres camisas y ocho calcetines, algunos libros que ya no lees, algunos discos que ya no escuchas. No tienes ganas de acordarte de nada, ni de tu f…

(L292) Trafalgar (1873)

Imagen
Benito Pérez Galdós, Trafalgar (1873)
Aprovechando una visita a Cádiz pensé qué podría leer algún libro que tuviera que ver con las tierras gaditanas y que me acompañara durante el viaje. Aquí surgió la idea de Benito Pérez Galdós (1843-1920) y su obra Trafalgar (1873). El primero de los episodios nacionales que son una historia de España novelada.
Argumento: El joven narrador (Gabriel de Araceli) nos cuenta que nació en el barrio de la viña en Cádiz. Juega con otros niños en la playa de la Caleta. La muerte prematura de su madre y los malos tratos de su tío hacen que huya de casa para refugiarse en Medina Sidonia donde unos señores lo salvan de la leva tomándolo a su servicio.
Ya en la actualidad y viejo se dispone a narrarnos los hechos que ocurrieron en 1805. Su amo septuagenario quiere participar en la defensa de Cádiz oponiéndose su mujer quien odia las armas y los barcos. Después de participar en numerosas batallas Don Alonso Gutiérrez de Cisniega natural de Vejer de la Frontera …

Dario Fo (1926-2016)

Imagen
El escritor, comediógrafo, bufón, en el mejor sentido de la palabra, y Premio Nobel de Literatura el año 1997 Dario Fo (1926-2016)ha muerto a la edad de 90 años.
Lo vimos actuar el 28 de julio de 2004 en el cincuenta aniversario del Festival de Teatro de Mérida. Iba a hacerlo junto a su mujer Franca Rame (1929-2013) pero a causa de una indisposición de ella actuó solo. El espectáculo fue hablado en dialecto del véneto (veneciano) muy parecido al catalán. Su presencia, vestido de blanco, parecía que ocupaba todo el escenario e hicieron de la velada al aire libre en un marco tan especial un acontecimiento difícil de olvidar.

En sus investigaciones descubrió “la defensa” un grupo de leyes promulgadas para ventaja de los nobles, de los ricos, llamadas “leyes melfitanas”, auspiciadas por Federico II de Suevia que gobernaba Sicilia en 1231, para facilitar a los notables un maravilloso privilegio de defensa. Era una gran ventaja para el violador medieval. Siempre llevaban una bolsa con dos mi…

(G117) Restaurante Tse Yang (Madrid)

Imagen
Restaurante Tse Yang (Madrid)
En una visita ex profeso a los Madriles, como diría nuestra cuatacha la Vargas, para contemplar la magnífica exposición de Jheronimus van Aken, alías el Bosco, que conmemora el quinto centenario de la muerte de este pintor holandés, se nos ocurrió comer en un restaurante chino fino. Se trata del Tse Yang situado dentro del bonito y lujoso hotel Villa Magna, Paseo de la Castellana, 22. Aquí os contamos nuestra experiencia.
Decidimos compartir varios platos. Empezando por unos Dim-Sum de txangurro y otros de Shitake al aroma de trufa blanca (foto), simplemente buenos. Para acompañar, una salsa de soja, una picante de tomate, una de yuma y otra de mostaza (foto).




En los platos más contundentes optamos por la carne. Unas costillas de cerdo picantes (foto), el mejor plato. Y un Pato asado a la Cantonesa (foto), con una rica salsa de carne. Bueno.




De postre Fruta exótica de temporada (foto); si llamamos fruta exótica al Kiwi, al melón y a la piña. Pues eso, aquí no…

(L291) El fred (1981)

Imagen
Thomas Bernhard, El fred (1981)
Segona novel·la que comento d’aquest extraordinari i sensible escriptor austríac Thomas Bernhard (1931-1989). Aquesta setmana us porto El fred (1981).
Argument: El protagonista/narrador està ingressat al sanatori per a tuberculosos de Grafenhof. Les esqueles dels morts de les darreres setmanes es succeeixen penjades a la paret. Cada malat porta la seva ampolla d’escopir de vidre marró. Els malats es provoques esputs i omplen les ampolles. El narrador no ho aconsegueix. Quan per fi, gràcies a l’entrenament, treu els esputs l’anàlisi no dóna positiu. Al cap de cinc setmanes ja va donar, l’alegria s’estén entre els companys pacients.
Començarà el tractament amb estreptomicina. El protagonista és un jove de divuit anys, un aprenen de comerç demacrat, sense recomanació, ingressat mitjançant l’assegurança de malaltia regional. Les lluites entre els pacients per entrar a les cambres de bany. No aconsegueix parlar amb el metge en cap. Rep una dosi d’estreptomicina…

(L290) La partículas elementales (1998)

Imagen
Michel Houellebecq, Las partículas elementales (1998)
Primera novela que comento sobre Michel Houellebecq (Reunión, 1958), enfant terrible de las letras francesas y que me recomendó una amiga, doctora en Vic, que quien sabe si estará ya trabajando por Australia.
Argumento: Michel Djerzinski es un investigador genetista que vive en la rue Frémicourt. Un día sintió necesidad de compañía, algo que le diera la bienvenida al volver cada tarde y eligió un canario blanco. Su especialidad es la biología molecular. A los cuarenta años es director de investigaciones, quince científicos trabajan a sus órdenes. Ha pedido un año sabático a su director el señor Desplechin, porque estaba harto de todo.
Tiene un hermanastro llamado Bruno Clément. Michel pasa su infancia con su abuela paterna en Crécy-en-Brie y Bruno con sus abuelos maternos en Argelia. La madre se desentendió de ambos.
Mientras que Michel posee una pasión por hacerse preguntas, por la ciencia, Bruno tuvo una triste infancia, su abuelo m…