Entradas

(G252) Cafetería Marqués (Almagro, Ciudad Real)

Imagen
Restaurante Cafetería Marqués (Almagro, Ciudad Real) En la bonita ciudad de Almagro repleta de casas señoriales, donde vivieron los emisarios del banquero alemán Fugger llegados para controlar la explotación de las minas de mercurio de Almadén, y de teatros con el famoso Corral de Comedias a la cabeza, también se puede comer bien. Aconsejados por una amable lugareña nos dirigimos al Restaurante Cafetería Marqués , Plaza. Mayor, 42, 13270 Almagro, Ciudad Real.  Nos decidimos por su menú del día que nos pareció interesante. Como aperitivo unas Olivas aliñadas, simplemente pasables. Los primeros consistieron en una Ensalada de alga wakame con ahumados y perlas de pimentón (foto) , buena. Hojaldre relleno de puerros y gambas (foto) , correcto sin más. Los segundos Judías blancas estofadas con perdiz (foto) , muy bueno. Chuletitas de cordero manchego lechal (foto) , muy ricas. De postre un Mil hojas de crema (foto) y una Torrija regada con chocolate (foto) . Los dos postres caseros y

(L558) Pequeño país (2016)

Imagen
Gaël Faye, Pequeño país (2016) Un joven escritor franco-ruandés nos cuenta en primera persona la tragedia de su país. Gaël Faye (Buyumbura, 1982) además de escritor es cantante y rapero. No está de más darle un poco de aire fresco al blog con un nuevo narrador. Argumento: “– ¿La guerra entre los tutsis y los hutus es porque no tienen el mismo territorio? – No, no es eso, están en el mismo país. – Entonces… ¿no hablan la misma lengua? – No, la lengua que hablan es la misma. – Entonces, ¿es porque no tienen el mismo dios? –Sí, sí tienen el mismo dios. – Entonces… ¿por qué están en guerra? – Porque no tienen la misma nariz”. El protagonista tiene treinta y tres años y vive en Francia. A veces le vienen deseos de volver a su país. “Me siento tan triste como el área vacía de una autopista en invierno. Cada vez es lo mismo, el día de mi cumpleaños una pesada melancolía se abate como lluvia tropical sobre mí cuando vuelvo a pensar en papá, en mamá, en los amigos, y en aquella fiesta d

(G251) Las Musas (Campo de Criptana, Ciudad Real)

Imagen
Restaurante Las Musas (Campo de Criptana, Ciudad Real) Pegado a los Molinos de Viento de Campo de Criptana se encuentra el restaurante que comento hoy. Las Musas , Calle Barbero, 3, 13610 Campo de Criptana, Ciudad Real. Su cocina está basada en la interesante gastronomía manchega, buscando un equilibrio entre tradición y modernidad, con un respeto total para con la materia prima, pero sacándole un nuevo partido. La dirección corre a cargo de Carlos Ortega . En los espacios, diseñados por Antonio Areán y Jose Ángel Vaquero, han sabido respetar el entorno y dotar al local de espacios singulares. Su arquitectura es un ejemplo de que, siguiendo la tradición, se puede proyectar un espacio moderno, interesante y de gran belleza arquitectónica. Al ser un día laborable decidimos aprovechar su más que correcto menú del día. La bondad del tiempo nos animó a comer en la terraza. El local estaba lleno a reventar. Como aperitivo nos trajeron un Hojaldre relleno de morcilla sobre una base de m

(L557) El hombre sin atributos (1932)

Imagen
Robert Musil, El hombre sin atributos (1932) Una gran obra a la que casi nadie se atreve a hincarle el diente. ¿Por qué será? Más de mil quinientas páginas de una obra calificada como inacabada en un principio no son como para animar a los lectores. Robert Musil (1880-1942) fue un escritor austríaco a quien se recuerda precisamente por esta novela.  Argumento: un hermoso día de agosto de 1913. Una ciudad residencial, capital del Imperio: Viena. Un camión atropella a un transeúnte. Dos personas de elevada clase social, Arnheim y Ermelinda Tuzzi ( Diotima ), contemplan con estupor la escena del herido y la multitud que se agolpa hasta que llega una ambulancia. El hombre sin atributos vive en una mansión con un palacete y un jardín del s. XVII. Había sido una residencia de verano enclavada fuera del recinto de la ciudad. Con el tiempo fue perdiendo esta prerrogativa al ensancharse la población. Los gastos de mantenimiento y las mejoras de la mansión habían hecho necesario que pid

XVII Sopar del Club de Lectura de la Biblioteca d’Olesa.

Imagen
XVII Sopar del Club de Lectura de la Biblioteca d’Olesa. Un any després de l’últim sopar ens hem retrobat els membres del Club, antic i nous. Encara hi quedem tres dels membres fundadors (el Martí, l’Elvira i jo mateix), que no l’hem abandonat des de que va començar a funcionar l’any 2004. Vull destacar les dues noves incorporacions: la Silvia qui, malauradament, no va poder assistir per malaltia i la Vane, qui malgrat haver de corregir exàmens ens va acompanyar tot el sopar. El canvi de gestió del restaurant Baldiri que ara l’ha convertit en L’Omnívor , al Passatge de la Font de Can Solé, 6, i la bona experiència que van tenir alguns membres del Club, ens va animar a provar-ho i la veritat és que els petits tastets van ser d’allò més bo. El sopar va ser a la terrassa, i degut a la calor vàrem trigar una bona estona a refrescar-nos. Dels plats per compartir en podem destacar: les patates braves, els músculs perfumats, el tàrtar del perol, els moniatos, els bastons d’albergínia,

(L556) Antología poética (2001)

Imagen
Alfonsina Storni, Antología poética (2001) Una agradable casualidad me llevó a leer a esta interesante poeta argentina. Alfonsina Storni (1892-1938) forma parte de una serie de poetas y escritores argentinos, como Alejandra Pizarnik, Leopoldo Lugones u Horacio Quiroga, cuya sensibilidad y delicado estado emocional les llevó al suicidio. “Alfonsina Storni tuvo una vida tan dura como apasionante. Vivió marcada por las estrecheces económicas, condicionada en la infancia por el alcoholismo de su padre y obligada a sobrevivir por sí misma desde pequeña. Era una niña tan distinta que su madre vio en ella cualidades diferentes de las de sus hermanos y fue a la única a la que escolarizó”. Poemas Tú me quieres blanca   Tú me quieres alba, me quieres de espumas, me quieres de nácar. Que sea azucena Sobre todas, casta. De perfume tenue. Corola cerrada.   Ni un rayo de luna filtrado me haya. Ni una margarita se diga mi hermana. Tú me quieres nívea, tú me quie

(L555) Maigret y su muerto (1947)

Imagen
George Simenon, Maigret y su muerto (1947) Continúo comentando novelas del gran George Simenon (1903-1989) . Hoy os traigo la primera del comisario Maigret. Una especie de alter ego del propio escritor, siempre con su pipa de fumar a cuestas. Argumento: una señora se está entrevistando con el comisario Maigret y le dice que su hija, su yerno y su sobrina intentan envenenarla, todos por separado. “–En resumidas cuentas, que están intentando envenenarla tres personas. “– ¡Nada de intentando! Han empezado ya. –Y pretende usted que cada una de ellas actúa sin que lo sepan las demás. –No lo pretendo, estoy segura. –Tenía el mismo acento rumano que una célebre actriz de los Boulevards, la misma súbita vivacidad que cada vez hacía estremecerse al comisario–. No estoy loca. Lea usted… Supongo que conoce al doctor Touchard, ¿no? Le llaman siempre como experto en los juicios más sonados. ¡Había pensado en todo, incluso en consultar al psiquiatra más famoso de París y pedirle un certifica