(L253) El Coronel Chabert (1832)


Honoré de Balzac, El Coronel Chabert (1832)

Primera novela que comentamos del gran escritor francés Honoré de Balzac (1799-1850). Sin duda es el mejor escritor francés del período conocido como la Restauración (1814-1830) y la Monarquía de Luis Felipe (1830-1848). Licenciado en derecho, en su juventud trabaja como secretario de abogado en un estudio donde el dramaturgo Jules Janin era "recadero". Utilizará esta experiencia para crear el personaje del procurador Derville y el ambiente bullicioso del "chico de los recados" en un estudio para su novela corta titulada El Coronel Chabert (1832).

Argumento: A la pasantía del procurador Derville en la ciudad de París llega el Coronel Chabert dado por muerto en la batalla de Eylan. Su mujer se ha vuelto a casar con el Conde de Ferrand y tienen dos hijos. Los pasantes creyéndolo un mendigo lo citan a la una de la madrugada puesto que el procurador está durmiendo. Chabert cree que es una broma pero se presenta. Es recibido por Derville que le escucha con atención; Chabert le explica con toda clase de detalles su muerte y resurrección. La sociedad no quiere escucharle: “Yo he estado enterrado bajo los muertos; pero ahora lo estoy bajo vivos, bajo actas, bajo hechos, bajo la sociedad entera, ¡que se empeña en sepultarme de nuevo!”1

Prosigue su historia explicando que en Stuttgart lo encarcelaron al tomarlo por un loco. Una vez libre se encuentra con un antiguo camarada, el sargento Boutin, quien intenta ayudado pero éste muere en la batalla de Waterloo. “Nuestro astro se ha puesto, y ahora todos sentimos frío”.2 El procurador decide ayudarlo y le presta algún dinero. Al cabo de tres meses llegan los documentos que ha pedido a la administración prusiana; lo que había dicho Chabert era cierto.

El procurador le explica a Chabert la dificultad del caso, la bigamia de su esposa, además ésta ha tenido dos hijos, las impugnaciones al Tribunal Supremo, los costosos procedimientos. Derville le propone que le deje libertad para negociar y llegar a un acuerdo con la Condesa de Ferrand. Se entrevista con la condesa, le infunde un razonado temor para que acceda a una transacción. Se reúnen ambos esposos en casa del procurador, ella se niega a reconocerlo y a pasarle la pensión por considerarla excesiva. A la salida la Condesa hace subir al Coronel a un coche y lo lleva a su residencia de campo. Allí trata de embaucarlo con artimañas lastimeras para que renuncie a sus pretensiones…

Quizás la posición más honrada sea la adoptada por Chabert, fiel a sí mismo y a sus principios de honor, prefiere ser herido y humillado a reclamar unos derechos que perturbarían la vida de los demás. Mientras tanto, el mundo sigue con su habitual hipocresía. El discurso final del abogado Derville resume un panorama tan desalentador que le justifica para escapar de la sociedad mundana y refugiarse en la paz campestre.

La edición de la editorial Funambulista, en un cómodo formato de bolsillo, cuidado y con una excelente traducción de Max Lacruz, quien ha tenido en cuenta la primera traducción, aprovechando sus aciertos, a cargo de Joaquín García Bravo en 1903.

NOTAS:

1.- Honoré de Balzac, El Coronel Chabert, Funambulista, Madrid, 2011, p. 58.

2.- Ibídem, p. 66.

Comentarios

Entradas populares de este blog

(L324) En la orilla (2013)

(BA14) Edward Hopper en el Thyssen-Bornemisza (2012)

(L28) Mirall trencat (1974)

Arcadi Espada entrevista a Castilla del Pino (2002)

(L323) Alfabeto (1981)