(L15) El guardián entre el centeno (1951)


J.D. Salinger, El guardián entre el centeno (1951).

J. D. Salinger (1919) narra la historia de un adolescente, Holden Caulfield, de diecisiete años el cual nos explica la historia de la navidad pasada desde un sanatorio donde está recuperándose, no sabemos de qué: debilidad, tuberculosis, lo más probable es que se trate de una depresión. En las novelas que yo denomino como “iniciáticas” (Se conocen con el término alemán Bildungsroman, la novela de aprendizaje o de formación, aquella en la que se muestra el desarrollo físico, moral, psicológico o social de un personaje, generalmente desde la infancia hasta la madurez.), un adolescente descubre el mundo en positivo (por ejemplo Demian de Hermann Hesse, El Camino de Miguel Delibes, Kim de Rudyard Kipling, etc.), como algo con cierto peligro pero a la vez lleno de posibilidades, un mundo nuevo que se le abre ante sus ojos.

En esta novela ocurre lo contrario, el joven Caulfield está hastiado del mundo, no soporta la vida, bebe como un adulto para olvidar, como todos los jóvenes detesta la hipocresía y a los mayores porque mienten, utiliza un lenguaje descarnado y sarcástico impropio de un chico de su edad, siempre está deprimido o hay cosas que le deprimen, siente hastío, la soledad le carcome, se siente un ser inadaptado, es expulsado de la escuela preuniversitaria Pencey.

Todavía no ha descubierto la sexualidad y tiene una sensación ambivalente de atracción /rechazo hacía el sexo femenino, le dan miedo los homosexuales, por el temor a ser como ellos. Utiliza la imaginación para compensar los reveses, es la plasticidad de los niños para reconvertir, mediante la fantasía, una situación desfavorable. Siente lástima por muchas cosas, sufre ataques de ansiedad como cualquier adulto, se considera un cobarde. Maneja una cantidad de dinero no habitual para un chico, esto le hace participar en situaciones propias de un adulto (la experiencia con la prostituta, los bares de copas, etc.).

Cuando le preguntan que le gustaría ser de mayor cita el poema de Robert Burns (1759-1796) poeta escocés: “ser el guardián entre el centeno” que no deja de ser una metáfora sobre él mismo. No tiene a nadie que vigile por él, que le cuide y se preocupe, es un adolescente que vive el peso del mundo sin un apoyo, sin un referente. Los padres son ricos y distantes, con pagarle un colegio caro y elitista ya creen haber cumplido con la educación.

Es una novela que gana en muchos matices con una relectura. Tiene una leyenda negra por casos en que intervienen varios psicópatas, en los Estados Unidos: el que intento asesinar a Ronald Reegan, y el de Mark Chapman asesino de John Lennon. Ambos habían leído el libro o eran fanáticos del mismo. La pregunta sería ¿Por qué atrae tanto este libro a los perturbados? A mi modo de ver, porque muestra el dolor, habla de un ser que sufre, y a través de ese pathos logra rasgar el velo de ignorancia y superficialidad en que vivimos y ve un poco más allá, aunque lo que veamos no sea de nuestro agrado, pues la verdad puede ser dolorosa. ¿Te atreves a entrar en ese mundo?

Comentarios

Entradas populares de este blog

(L321) Un largo sábado (2015)

(G48) La Dolceta (Lleida)

(G131) Restaurante Céleri (Barcelona)

Arcadi Espada entrevista a Castilla del Pino (2002)

(L116) La Regenta (1884) – 4.- Estructura, personajes y modo narrativo.