(G24) Restaurante Hofmann (Barcelona)



Como lo prometido es deuda aquí estamos en el restaurante de Mey Hofmann, situado en la nueva ubicación de la calle La Granada del Penedès, 14-16. El antiguo Hofmann de la calle Argentería, cerca de la Catedral del Mar, ha quedado habilitado únicamente como escuela de cocina.

Llegamos puntuales a las 14.30 horas, el restaurante estaba prácticamente lleno, la luz era muy tenue, el ambiente agradable, silencioso, que se prestaba a confidencias, la separación de las mesas muy amplia lo que nos daba sensación de privacidad. La cocina a la vista aunque salvaguardada por unas cortinillas traslúcidas.

Los entrantes simplemente normales. El Menú del día constaba de los siguientes platos: Primero a elegir entre: Ensalada templada de hortalizas asadas, setas y caballa en escabeche, acompañado de Kalamata con queso de cabra, plato correcto sin más y Canelón de berenjena relleno de atún con teja de parmesano y salsa al pesto, bueno. Segundo a elegir entre: Tagliatelle de sepia y tinta con romesco ligero, bueno y Pargo asado a la llama, jugo de algas, soja y salsifins crocante (no lo pidió nadie). De tercero a elegir entre: Confit de pato con salsa de ratafía, y peras caramelizada, muy bueno (foto) y Pecho de cordero braseado con aromas de bosque y prado (no tuvo éxito, nadie lo pidió).




Para acompañar la comida pedimos un vino del Priorat, concretamente Embruix 2006 de Vall-Llac, de color rojo intenso, con aromas frutales, sin ser demasiado agresivo ni contundente, de una mineralidad discreta. Necesitó un buen tiempo para oxigenarse y soltar todos sus aromas, creemos que empezamos a beberlo demasiado pronto, le debíamos haber dejado su tiempo.

Hasta aquí la cosa no pasó de correcta, pero vinieron los postres y salvaron la comida. Empezaremos por el prepostre que fue de un magnífico nivel. Fueron unos raviolis de pasta de hojaldre rellenos de manzana, acompañados con frutos del bosque en un vaso roto de caramelo. De una estética preciosa (foto).





Los postres los sirvieron todos diferentes para que pudiéramos compartirlos entre nosotras, si nos apetecía y así lo hicimos. Como no apuntamos los nombres tendréis que conformaros con las fotos que aunque pálidas por la falta de luz ambiente no dejan de mostrar la exuberancia y fantasía de los mismos. Dos eran de chocolate, un Coulant con frutos del bosque (foto) y el otro un Sacher más sólido con acompañamiento de avellanas glaseadas. El tercero era un Sabayón con helado de vainilla y fresas salvajes. El cuarto un pastel de queso con galleta en forma de peine con un vaso de vidrio caramelizado  lleno de frutos rojos.



Los cafés y los entretenimientos también de nivel. Merecen destacarse la variedad de panes que sirven en una cestilla. Como apunte final diremos que hemos encontrado a faltar un menú degustación más completo y elaborado, y que también hay una gran diferencia entre los postres, que son estupendos y el menú del día que es bastante normalito. Precio del menú 40 euros + bebidas + cafés + IVA. Fecha de la visita 7 de mayo de 2010.

PUNTUACIÓN: 6,5

Col·lectiu 3 dones a taula (MFO,RSS i MJB) amb la col·laboració de Tomás Ruiz.

Comentarios

  1. La presentació del postres impressionant!!!
    Martí

    ResponderEliminar
  2. Gràcies per la recomanació. Tinc una amiga que va fer el curs de cuina i fa plats exquisits!

    Maite

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

(L324) En la orilla (2013)

(BA14) Edward Hopper en el Thyssen-Bornemisza (2012)

(L28) Mirall trencat (1974)

Arcadi Espada entrevista a Castilla del Pino (2002)

(L323) Alfabeto (1981)