(L73) La isla del tesoro (1883)


Robert Louis Stevenson, La isla del tesoro (1883)

¿Quién no ha leído la novela o recuerda haber visto la película de Byron Haskin del año 1953?. Así que he decidido volver a leerla. Uno de los temores que tiene el lector es que con el paso de los años, la novela que tan buenos ratos nos hizo pasar, haya perdido su frescura y emoción originales, pues bien, afortunadamente no es este el caso. Personajes como Jim Hawkins, Lord John Silver, el capitán Smollet, el doctor Livesey y el caballero de Trelawney siguen cautivándonos como hace algunos (tantos) años.

La isla del tesoro (1883) es una novela de aventuras pero también es una novela moral, de elección. Sus personajes se mueven entre la lealtad, el deber, su propio interés, el miedo al castigo, la bondad, la solidaridad. La ambición y el dinero son dos poderosos elementos que mueven a sus personajes. Hay dos bandos bien definidos pero Jim se mueve entre uno y otro entre el grupo de los buenos y con los bucaneros, sobre todo se siente atraído por la gran personalidad y astucia de John Silver capaz de pactar y navegar entre dos aguas según le convenga.

Lo que importa en la narración es el deseo y el ansia de aventuras. Jim vive con sus padres en la posada del almirante Benbow, la muerte del padre enfermo pasa prácticamente desapercibida, parece que Jim apenas se siente afectado, puede ser debido a que la sucesión de acontecimientos con los bucaneros lo tenga absorto. Hay otras muertes que creemos lo afectarán más: la del pirata ciego, la de Hunter y él mismo matará en defensa propia al timonel Israel Hands. No se siente demasiado apegado a la madre, en vez de quedarse asustado bajo sus enaguas, afortunadamente para nosotros, parte en busca del tesoro, en busca de la aventura.

Fernando Savater analiza el original literario con las siguientes palabras: "Jim tiene que decidir si su campo es o no el de los piratas: si John Silver es bueno o malo. Jim advierte que hay dos modos de hacer las cosas, dos modelos contrapuestos -el del capitán Smollett y el del capitán Silver- y que ambos, son bien jugados, capaces de insospechados recuerdos de fuerza y de admirables conquistas. Toda su educación primaria le inclina a respetar e imitar el del capitán Smollet, y a no buscar salvación fuera de él; pero, y éste es el argumento soterrado de la narración, los acontecimientos le proyectan al mundo de los piratas, brindándole la profunda tentación de la piratería, es decir, la insinuación de que para ganar un auténtico tesoro de filibusteros hay que hacerse de algún modo filibustero. En este punto aparece John Silver, maestro de bucaneros. El camino de Smollet no lleva al tesoro, el de Silver es la promesa constante de él".

Otras novelas también excelentes de Robert Louis Stevenson (1850-1894) son El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde (1886), La flecha negra (1888), El diablo de la botella (1891), Cuentos de los mares del Sur (1893).

Comentarios

  1. En relación con Stevenson, hace apenas unos meses Mondadori ha editado sus "Cuentos completos". Casi mil páginas de placer lector al que pienso hincarle el diente bien pronto.

    PS: Allá por el Pacífico Sur, donde Stevenson paso sus últimos años, los aborígenes lo llamaban Tusitala, que significa "contador de historias".

    ResponderEliminar
  2. Creo que es una de las más grandes novelas de éste género que he tenido el previlegio y el agrado de leer, la recomiendo de todas maneras, para todas las edades y si tienen la oportunidad de leer ésta novela y ver una de las tantas películas de : La Isla del Tesoro; sería fantástico para el lector. Felicito a su Autor, que ya no está con nosotros, pero es definitivamente un Genio. Muchas Gracias.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

(L321) Un largo sábado (2015)

(G48) La Dolceta (Lleida)

(G131) Restaurante Céleri (Barcelona)

Arcadi Espada entrevista a Castilla del Pino (2002)

(L116) La Regenta (1884) – 4.- Estructura, personajes y modo narrativo.