A modo de Biografía "intelectual" (Mis recuerdos)



Las personas que vamos encontrando a lo largo de los años influyen, más de lo que creemos, en nuestra biografía, en nuestra vida y en aquello que seremos de mayores. Nací en Iznájar (Córdoba) el 1 de julio de 1962. Mis primeros recuerdos se remontan a cuando tenía 5/6 años. Mis padres me dejaban a ratos con un vecino, Joan Saumell Oliveras (1913-1983) quién me ponía en un tocadiscos, del tipo maleta portátil, música clásica; recuerdo El lago de los Cisnes de Tchaikovski y también que me hablaba de los griegos[1]. Yo pensaba, a mi corta edad, “menudo rollo me está soltando”, yo quería salir a la calle a correr y jugar. Joan fue la primera persona que me abrió las puertas al mundo de la cultura, el año 1981 escribió un libro titulado Olesa aimada de la editorial UEC que hoy es una rareza. Su nieta Montse me comentó que tiene unas memorias inéditas sobre su experiencia en la guerra civil.

A través de él hice amistad con su nieto Juan Carazo Saumell (1965-2010), con el que tuve una relación discontinua pero prolongada en el tiempo, hasta que murió en un accidente de circulación. Teníamos esa complicidad que da el haber jugado de niños y el haber evolucionado hacía una manera de ver el mundo y la vida similares[2].

Mi abuelo Cristóbal Granados Padilla (1896-1988) me enseñó que el habla de Cervantes pervive todavía. Era un hombre prácticamente analfabeto que decía igual que Don Quijote y en parecida situación vital: “En los nidos de antaño no hay pájaros hogaño”.

Continuando con mi infancia y juventud, tengo que agradecer no haber sido expulsado del colegio, al que fue mi profesor de primaria en el colegio Daina-Isard, Félix Bescós Pallarés (Navarra, 1938). Tuvo dos intervenciones importantes para mi futuro, que no es poco. La primera cuando yo estaba en segundo o tercero de EGB; no aprendía nada, apenas entendía lo que me explicaban y no sabía hacer los ejercicios que ponían en la pizarra. Los profesores estaban pensando en ponerme en la clase de los retrasados (lo que hoy se llamaría NEE, es decir "necesidades educativas especiales"), cuando este profesor se dio cuenta de que lo que yo tenía era un problema de visión. Me puso en las primeras filas y, seguramente, llamaría a mis padres porque a continuación me recuerdo llevando gafas. La segunda intervención fue cuando llegué a los trece años, esa edad difícil de la adolescencia. Cursaba séptimo de EGB, me quedaron cinco asignaturas para septiembre y además creo que me querían expulsar. Félix fue el único que me defendió y creyó que solamente pasaba por un mal momento. 
También recuerdo con cariño a Jeannette Reid Duton (Panamá, 1943) la profesora de ciencias naturales[3].




Por una serie de circunstancias que alargarían demasiado este breve texto estudié FPI i FPII ya que entonces se quería potenciar la formación profesional (hoy treinta años después se sigue igual). En este período el profesor José María Almazán (1952?) volvió a hablarnos de los griegos, de Marx y también de matemáticas, teníamos 15 años y recibimos un nuevo impulso a nuestras ganas de saber. Recuerdo la gran cantidad de profesores horribles que llegamos a tener y la capacidad de resistencia que tuvimos para que no nos apartaran del camino. En COU el profesor José Luis (?) nos influenció de tal manera que varios alumnos decidimos estudiar la carrera de Historia. Hoy en día casi todo lo referente a esta materia lo tengo olvidado, me interesan más otros campos como la filosofía y la literatura.

Tenemos que llegar a la universidad para volver a tener nuevas sacudidas intelectuales. Tuve la fortuna de coincidir en la Universidad de Barcelona (UB) con una pléyade de profesores fantásticos, muchos de ellos muertos a día de hoy: En Historia del Teatro y Historia de las  ideas estéticas tuve a Ricard Salvat (1934-2009) al que todos temían menos yo y él lo sabía (de ahí nuestra complicidad). En Historia de la música a Oriol Martorell (1927-1996) un dechado de bondad y conocimiento. Historia del cine con Miquel Porter i Moix (1930-2004) mejor profesor que cantautor. En Introducción a las Ciencias Sociales a Bernat Muniesa Brito (1947) una especie de anarquista/marxista muy didáctico (“De suspender ya se encarga la vida” nos decía). En Historia de la Ópera a Roger Alier (1941) hombre de “gran” humanidad. De la Historia Contemporánea con Josep Termes Ardèvol (1936) recuerdo su voz y su amenidad al explicar. No quiero olvidarme a Jordi Casassas Ymbert (1948), mi director de tesis frustrada[4]. Estética con José María Valverde (1926-1996), ¡Qué fantástica la amplitud de su saber y su magnífica traducción del Ulises de Joyce! Y, para acabar esta etapa, recuerdo las largas y estimulantes conversaciones, en el bar de la Facultad y tumbados en el césped, con mis compañeros/as de carrera.

Después, en mi época adulta, me han influenciado varios intelectuales españoles, con algunos de los cuales he querido coincidir en mis asistencias a los cursos de verano en la UIMP de Santander. De todos ellos citaré solamente a los que más me han marcado: Carlos Castilla del Pino (1922-2009) que hizo que me conociera y entendiera mejor a mi mismo; Emilio Lledó Íñigo (1927) quien me volvió a llevar a los griegos, no tan diferentes a nosotros, y me dio a conocer al joven Nietzsche; José Hierro (1922-2002), el poeta que te acompaña en tu paisaje favorito: Santander; Fernando Savater (1947) quien explica la ética y la filosofía sin que suenen a metafísica; José Agustín Goytisolo (1928-1999), quien me firmó Palabras para Julia poco antes de morir, sin saberlo ninguno de los dos; Carlos Fuentes (1928) y Mario Vargas Llosa (1936) que representan la riqueza y la exuberancia de la literatura hispanoamericana; Jorge Semprún (1923), la experiencia de los campos de concentración nazis y su deseo de contarla; Harold Bloom (1930), con su inmenso saber y su capacidad de análisis sobre las grandes obras de la literatura mundial; Imré Kertez (1929), testimonio de que la juventud lo puede todo, incluso sobrevivir a la experiencia de los campos de concentración; Joan Margarit (1938) que me enseñó que la poesía y el jazz ligan bien y que hay trenes nocturnos que llevan a París; Dario Fo (1926), un gran cómico y gran provocador en el mejor sentido de la palabra; Gilles Lipovetsky (1944) animador de aquello que llaman posmodernidad; Rafael Argullol (1949), de quien todavía recuerdo su conferencia sobre "la pereza". Por último, José Saramago (1922-2010) el primer Nobel en lengua portuguesa y una persona afable.

Un especial agradecimiento a Agustí Redó Semper (1933-2005) que me enseño que la amistad es mucho más importante que la política y a Antonio Crespo Fernández (1948) quien "cumpliendo con su deber", como él mismo me dijo, me salvó de una cacicada en una oposición de la UPC.

Creo que no debo extenderme más. ¡Cuando la mayoría de tus referentes intelectuales están muertos o son tan mayores es que te haces viejo!

Tomás Ruiz, 20 de marzo de 2011.


[1] Me explicaba que lástima que los griegos no hubieran conocido el cristianismo porque así hubieran desterrado la esclavitud. Yo no le pude explicar a mi corta edad el comercio de esclavos de los siglos XVII y XVIII bendecido por la Iglesia católica.
[2] Tuvimos experiencias personales similares que nos fueron uniendo.
[3]  A ella parece que le costó más recordarme, lo que es normal, éramos tantos.
[4] Pensé que para trabajar de administrativo no era necesario ser Doctor en Historia.

Comentarios

  1. Hola Tomás; Que maca la teva mini biografia, me la he llegit tota, quina sort que vas tenir em els profesors, Jo també vaig coneixer el del Daina, i també vaig notar la diferencia amb els que jo havia tingut, a les monges, que nomes ens educaven per trobar un bon marit.

    Crec que escrius molt bé i que tindries de tirar endeban amb la literatura, creativa, tens moltes coses per dir.

    Jo si explicava lo que recordo de les monges algu s' ofendria... pero si un dia em deixideixo a fer-ho crec que pot ser molt divertit... a veure si un dia us poseu d'acord amb la Marta i veniu a fer una excursió.

    Mary Gumà.

    ResponderEliminar
  2. Hola Tomás,

    M'ha agradat molt llegir el que has publicat de la teva biografia. Em serveix per coneixet una mica millor.

    A veure si tornem a fer un cafeto.

    Cristina Farré

    ResponderEliminar
  3. Hola Tomàs!
     
    Acabo d'obrir el teu correu, encara no he llegit el contingut, llògicament, però se m'han anegat els ulls de l'emoció que he sentit dins del meu cor... m' has fet emocionar... quan he vist la foto de petitet... 
    No ens  hem conegut des de fa tan de temps... ni tan profundament... però la veritat és que ja n' he tingut prou per  entendre't una mica, respectar-te, riure molt, compartir les estones de tren i les posteriors...
    T'aprecio moltíssim i la conexió ens ha fet ser uns bons amics.... abans de veure la foto ja he sentit una xispa i després m'has trasmès tendresa.
    Em sento molt contenta i orgullosa de tenir un amic com tu Tomàs!!
     
    Busques i lluites i  cerques per trobar el sentit de la vida i t'introdueixes dins del món intel.lectual per sentir-te identificat i fer la teva recerca personal, les teves crítiques i observacions i tot això t' enriqueix moltíssim a tu i ens enriqueixen també molt als altres... com a persona és un dels tresors més grans que estàs conquerint...
     
    La introspecció dins de nosaltres mateixos l' hauriem de fer tots... per comprendre moltes coses i arribar a aconseguir fortalesa, caritat , templança, serenitat, passió, emocions... tranquilitat i pau interior.... que es en definitiva el que necessitem tots. La nostra Pau.  Es possible que algun dia l'aconseguim...
    Amb esforç entendrem què vol dir viure!!
     
    L'Amor, en totes les seves extencions i direccions... és un lligam molt dolç i gratificant si el sabem donar i rebre... és el més gran que tenim a la vida.
     
    Rep una molt càlida salutació de part del Josep i meva.

    La teva amiga, Marta Salvador

    ResponderEliminar
  4. Muy chulo,

    Jorge Palau.

    ResponderEliminar
  5. Xaval, quina memoria que tens, ara si que em preocupa el tema de l'Alzheimer. Et felicito, de petit ja prometies: "igualico, igualico que el difunto de su agüelico".

    Un saludo,
    Aureli Hidalgo

    ResponderEliminar
  6. Caram Tomás, quina bona idea has tingut de fer un repàs de la teva vida intel·lectual, publicar-la i donar-nos-la a conèixer. Com ens agrada saber coses de l'època anterior de les persones que coneixe'm i admirem. És un bon exercici que algun dia també faré, tot i que sigui per a mi mateixa, i així recordar les persones que favorablement van influir en la meva vida.
    No puc abstenir-me de felicitar a la Montserrat Salvador pel comentari emocionat i ple de tendresa que t'ha enviat.
    Gràcies per fer-nos aquest regal, Tomás,
    Odile

    ResponderEliminar
  7. Tomás, no digas que te haces viejo, lo que pasa es que acumulas experiencia. Yo tengo mucha. Jajaja.

    Realmente no eres viejo. Te falta mucho para ello.

    Un abrazo.

    Adelaida de Sarraga

    ResponderEliminar
  8. Hola Tomás... pero que guapo!! por favor!! ya veo que desde niño tenías ya pose de mando..je je...

    Un petonet!

    Inmaculada Concepción

    ResponderEliminar
  9. Hola Tomás:

    Después de agradecerte el cariñoso recuerdo que guardas hacia mi persona, reconozco que como bien dices, las personas y las circunstancias, nos van marcando de una manera importante en el camino de la vida.

    No dudo que de todas estas personas cuya memoria has ido desgranando en el recorrido por la biografía de tu vida, te quedan marcas que van configurando la persona.

    Es de noble condición conservar los buenos influjos y dejar de banda los que no han sido tanto.

    Tengo que felicitarte por tus deseos de saber y superarte, pues siempre queda camino por andar.

    Espero poder contar con alguna información más sobre tu vida y tus actividades.

    Recibe un fuerte abrazo.

    Félix

    ResponderEliminar
  10. M´ha agradat molt llegir en aquest petit memorandum teu fets, persones i moments de la teva vida de minyó, adolescent i jove que has escrit aquí pels que et coneixen i pels que no et coneixem tant, fantàstic pel que fa a contingut i per que dóna peu per un altre post a que ens expliquis anècdotes teves d´aquesta época universitària. EEEppp!jo també em vaig ficar a hisòria i després m´han atret més la literatura e història de l´art, jeje!!!!!!un petó ben fort i felicitats pel teu blog, de debó!

    ResponderEliminar
  11. Yo tambien recuerdo a Félix Bescós Pallarés y como cantabamos en su clase, isard / daina que recuerdos de aquella época.... (Lluis Oleart)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

(L324) En la orilla (2013)

(BA14) Edward Hopper en el Thyssen-Bornemisza (2012)

(L28) Mirall trencat (1974)

Arcadi Espada entrevista a Castilla del Pino (2002)

(L323) Alfabeto (1981)