(L46) Alabama Song (2007)


Gilles Leroy, Alabama Song (2007)

En Alabama Song (2007), el escritor francés Gilles Leroy (Bagneux (Hautes-de-Seine, 1951) se mete en la piel de Zelda Sayre para narrar en primera persona la ascensión y caída de Scott y Zelda, dos genios, dos escritores que se necesitaron el uno al otro, que se utilizaron y se destrozaron en aras de un arte mayor llamado escritura. Alcoholismo, locura y genialidad hicieron menos suaves las noches de los Fitzgerald.

Zelda le está contando al psiquiatra de un hospital donde está internada (estamos en el año 1940) la historia de su vida remontándose a los inicios cuando conoció a Scott Fitzgerald en 1918 en la ciudad de Montgomery (Alabama), él tiene 21 años y ella 17. Fueron las "dos aves más hermosas del cielo". Durante una década, entre los estertores de la I Guerra Mundial y el crack del 29 -con el que languidecieron los brillantes trajes de las flappers, la música de foxtrot. Francis Scott Fitzgerald y Zelda Sayre formaron la pareja más hermosa y maldita no sólo de la Generación Perdida sino de uno de los grandes periodos de la literatura norteamericana.

“Salíamos en primera plana de los periódicos y nuestros retratos estaban en los frontispicios de los teatros y los cines de Manhattan. Nos pagaban fortunas por hacer anuncios que no nos requerían más esfuerzo que llegar puntuales, sobrios, sonrientes y pulcros. Fuimos nosotros los inventores de la celebridad y, sobre todo, de la forma de comerciar con ella” (página 54)

"Scott y yo nos necesitábamos y los dos utilizamos al otro para conseguir nuestros propios fines. Sin él, me habría casado con aquel chico gris, el teniente fiscal de Alabama, que es como decir que me habría tirado al río con los bolsillos llenos de plomo. Sin mí, Scott nunca habría triunfado. Es posible que ni siquiera hubiese publicado. No crea que lo aborrezco. Hago como que lo odio. Lo admiro. Leí sus manuscritos. Los corregí. El título de El gran Gatsby se me ocurrió a mí, mientras Scott andaba empantanado en hipótesis extravagantes. Siento estima por mi marido, profesor. Pero esa empresa común, no es amor".

Alabama Song es un bello relato escrito en primera persona con una prosa delicada y a la vez valiente capaz de mostrarnos, con sólo unas pinceladas, el ambiente cálido y seco de Alabama, la vida nocturna del Nueva York de los años veinte, la Europa de entreguerras, la España de la guerra civil. Los grandes nombres se humanizan. Gilles Leroy no teme mostrarnos ni lo bueno ni lo malo de su manera de ser: artistas, bailarinas o escritores pasean por sus páginas y todos son descritos sin piedad, como los narraría alguien que tuvo la oportunidad de conocerlos.

Aparecen en la narración personajes famosos como Lewis O’connor, Lilliam Gish, indirectamente también Lilliam Hellman y sobre todo su amiga Tallulad Bankhead (1902-1968) actriz nacida en Alabama como ella.


Comentarios

Entradas populares de este blog

(L116) La Regenta (1884) – 4.- Estructura, personajes y modo narrativo.

(L332) La familia de Pascual Duarte (1942)

Desè Aniversari de "Elsurcodeltiempo".

(L199) El perquè de tot plegat (1993)

(L35) Los ensayos (1595) - (2) Contexto histórico