(L47) El buen soldado (1915)


Ford Madox Ford, El buen soldado (1915)

De verdadero nombre Ford Hermann Hueffer (1873-1939). Su padre era católico de origen alemán y su madre, hija del pintor Ford Madox Brown. Fue admirador de Henry James y de Joseph Conrad, con quien colaboró en algunas obras, y promotor de escritores como Joyce, Lawrence o Pound, a través de las revistas de vanguardia que dirigió en Londres y París.

Argumento: Dos parejas se encuentran en un balneario alemán: los Ashburnham y los Dowell. Lo que parece una sincera y profunda amistad se va corrompiendo. La degradación del propio matrimonio y la personalidad romántica y enfermiza del capitán Ashburnham irá haciendo cambiar las relaciones personales entre ellos.

Nueve años después el narrador nos explica la historia. Los matrimonios se conocieron el verano de 1904 en el comedor del Hotel Excélsior. En este primer momento de la novela ya sabemos prácticamente el desenlace, ha habido dos muertes. La voz narradora en primera persona del señor Dowell es utilizada para proponer un punto de vista, a veces objetivo, a veces subjetivo. Ford Madox la usa para amagar historias, contar cosas que pasarán, sugerir finales, desandar lo andado, y llegar a la meta antes de haber salido. El estudio de la personalidad, las razones de la actuación, los cambios de lugar y tiempo se acumulan en la novela. Es interesante, y revolucionaria para su época, la construcción narrativa, en especial el empleo del aspecto temporal y el tono conversacional. Esta capacidad fabuladora y la maestría en el dominio de las envolturas y desarrollos emocionales de los personajes hacen de El buen soldado la mejor obra de su autor.

La novela es una crítica de la sociedad victoriana, esa atmósfera en la que se mueve la “gente bien” de darlo todo por sabido. En el relato de los hechos hay mucha ironía, ambigüedad, contradicciones, escepticismo, para resaltar el contraste entre la apariencia y la realidad, entre una sociedad que desaparece, la victoriana, y la que se anuncia a partir de la Gran Guerra. Junto a la crítica hay también cierta nostalgia por esa sociedad en vías de extinción. Como reflexiona Dowell al final de la novela “La sociedad debe seguir adelante, supongo, y la sociedad sólo existe si florecen las personas normales, virtuosas y un poquito falsas, mientras que los apasionados, los testarudos y los demasiado sinceros son condenados al suicidio y a la locura”.

En el aspecto formal, El buen soldado es también una revisión de los gustos de la literatura victoriana. En ésta predominaba el relato lineal, de autor omnisciente, con un sentido moral y afán de objetividad. En cambio, Ford Madox, adopta un estilo que podríamos llamar impresionista. Uno de los personajes narra en primera persona los acontecimientos de que ha sido testigo. Los saltos en el tiempo, la inclusión de puntos de vista personales, la manifestación de sus dudas sobre lo que relata son constantes, como un rompecabezas que sólo al final se completa. Lo subjetivo predomina sobre lo objetivo, y no hay ningún deseo moralizador, sino mostrar unos hechos y dejar que el lector saque sus conclusiones.

Es una novela con una estructura formal clásica escrita cuando la novela ya se está descomponiendo, cuando las vanguardias ya han entrado en escena. En ese sentido recuerda a Howard´s end (1910) de E.M. Forster; representan el final de una tradición depurada, que cuenta con infinidad de recursos a punto de quedar caducos pero que en manos de escritores competentes, pueden dar lugar a obras perfectas, "que funcionan como un reloj". Con esta estructura tan novedosa entonces, el novelista hizo un trabajo notable para conseguir mantener la tensión dramática y el interés del lector.

COMENTARIOS DEL CLUB DE LECTURA:

- Se resalta que el fino sentido del humor que tiene toda la novela se pierde al final cuando se vuelve más melodramática.
- Las clases sociales de la élite británica es posible que no nos sean muy cercanas. Son los rentistas, la burguesía rural que retrata Jane Austen en sus novelas pero cien años después en plena decadencia.
- Se nos presentas los personajes como un minueto perfecto pero después comprobamos que se descompone la situación de las parejas.
- Las relaciones sociales y el “amor”. Las parejas duermen en habitaciones separadas. Parecen personajes con poco interés por lo sexual, sobre todo Dowell y Leonora, También hay una falta de expresividad en los sentimientos.
- No existe discrepancia entre los matrimonios y entre las parejas, porque no profundizan en nada, así se evita el conflicto. Mantienen los protocolos, las costumbres, son muy tradicionales.
- El narrador es un narrador pasivo, que nos explica lo que pasa como un observador (voyeur). Hay una falta de energía en los personajes, ej.: Edward deja la administración de sus tierras a su mujer porque es incapaz de hacerlo él de forma provechosa.
- La novela narra el ocaso de los personajes que es a su vez el de un imperio y una forma de vivir.

Comentarios

Entradas populares de este blog

(L116) La Regenta (1884) – 4.- Estructura, personajes y modo narrativo.

(L332) La familia de Pascual Duarte (1942)

Entrevista a Emmanuel Carrère en La Pedrera de Barcelona (13/11/2017)

(L199) El perquè de tot plegat (1993)

Desè Aniversari de "Elsurcodeltiempo".