(C13) La lista de Schindler (1993)


Steven Spielberg, La lista de Schindler (1993)

Hasta ahora no había visto completa la película de Steven Spielberg (1946), solamente había contemplado fragmentos y la verdad es que merece la pena dedicarle un ratito (dura 195 minutos, así que calma y tranquilidad). La lista de Schlindler (1993) es una gran película, nos muestra a un director que ha alcanzado su madurez, que sabe manejar con maestría el lenguaje cinematográfico y el narrativo, que sabe contarnos una gran historia. Os advierto que voy a destripar la película todo lo que mi capacidad de observación pueda, así que si alguno no la ha visto que no siga leyendo y primero la vea.

La película comienza con un precioso fundido encadenado que enlaza el humo de una vela con el humo de la chimenea de un tren (es una prolepsis anticipatoria de lo que ha de venir: más adelante ese humo será el de los hornos crematorios). Nos encontramos en Polonia, concretamente en Cracovia, año 1939. Se ficha a todos los judíos, se les pide su nombre, ellos lo van diciendo en voz alta y en diferentes idiomas. Pasamos a una fiesta en la cual Oskar Schindler (Liam Neeson) entabla “amistad” con los jerarcas nazis, mediante agasajos compra su favor, él mismo es de raza aria y miembro del partido. Suena un tango espléndido (creo que es Por una cabeza de Carlos Gardel), Oskar quiere montar una empresa y busca a un antiguo contable e inversores judíos para llevar a cabo su proyecto.

Nos encontramos en 1941, fecha límite para entrar en el gueto de Cracovia. Los judíos deben abandonar sus casas y entrar en el gueto. Imágenes de la salida de su casa de un judío rico y de Oskar tomando inmediatamente posesión de la misma. Quiero destacar la fuerza expresiva y dramática que tiene el blanco y negro utilizado para filmar. Asistimos a una selección de mecanógrafas, todas son guapas y jóvenes, inmediatamente nos preguntamos, ¿para qué las quiere Oskar? Vemos las cestas de regalo que envía a los jerarcas nazis, ya que quiere obtener un contrato para suministrar al ejército alemán utensilios de uso militar, cacerolas, etc. Percibimos los recelos del contable Itzhak Stern (Ben Kingsley) hacía Schindler, sabemos que Oskar se acuesta con mujeres, a pesar de estar casado, y les paga por ello. ¿Cómo calificaríamos a Oskar moralmente hablando?, ¿qué tipo de persona es?, ¿lo podríamos calificar como un aprovechado? En su visita, la Sra. Schindler (Caroline Goodall), le dice que se quedará con él si no tiene que demostrar a todo el mundo que es su mujer. Al poco tiempo la vemos partir en tren. En la empresa tienen un operario manco, ¿nos preguntamos para qué sirve? Ha sido obra de Itzhak. Su rescate por parte de Schindler es una escena memorable, fue un día en que iba sin documentación y lo metieron en un tren de deportados. 

Las maletas de los judíos, las joyas, sus pertenencias, todo es aprovechado por los nazis. Un judío está separando los objetos hasta que le vacían una bolsa con dientes de oro, entonces empieza a sospechar que algo grave está pasando.


Las imágenes nos llevan a la llegada del oficial de las SS Amon Goeth (Ralph Fiennes) al gueto de Cracovia, nos encontramos en 1942; es un personaje cruel, el asesino de la arquitecta judía. Vemos en una imagen como Oskar y Amon se afeitan simultáneamente y en paralelo. Asistimos a la matanza del gueto de Cracovia del año 1943. Oskar y otra mujer, probablemente alguna de sus amantes, están montados en sendos caballos y desde una colina próxima contemplan como son asesinados centenares de judíos. En ese momento Schindler ve como una niña con un abrigo rojo pasa entre la barbarie. ¿Qué nos quiere decir Spielberg con esta metáfora? A pesar de su desesperado intento por huir y esconderse (con formas imaginativas: dentro de un piano, atados a los bajos de una cama, etc.), los judíos son encontrados y asesinados mientras suena al piano la música de Mozart. ¿Tal vez Oskar empieza a dudar? Mientras tanto Amon se dedica a matar judíos con su rifle en el campo de trabajo de Plaszow.

Asistimos al primer encuentro entre Oskar y Amon en el campo de Plaszow. Schindler viene en busca de sus trabajadores, entonces Amon le propone tener su propio subcampo. Viene a ver a Oskar una joven pidiéndole que traiga a sus padres a trabajar en su fábrica ya que ha oído que “en su campo no muere la gente”. Schindler indignado le recrimina a Stern que corra ese tipo de rumor, pero al mismo tiempo le da órdenes para traer a esa familia. Mientras Amon disfruta matando judíos, como dice la joven Helen Hirsch (Embeth Davidtz) “no existen reglas a las cuales atenerse frente a él, sin saber el porqué te matará”. Oskar siempre mantiene el control de la situación en cambio Amon acostumbra a perderlo. Ambos tienen una conversación sobre qué es el poder. Schindler le habla de los emperadores romanos y su capacidad para perdonar la vida, eso es poder, le dice. Durante unos instantes, Goeth se nos aparece bajo el influjo de los argumentos de Oskar, se cree un emperador y perdona a varios prisioneros, pero al tercero le pega un tiro saliendo a flote su personalidad psicótica.

Amon siente una gran atracción por la judía Helen Hirsch a la que toma para las labores domésticas de su casa. No quiere que los demás lo sepan. Cuando se encuentra en la bodega con ella hablan, el recita una parte del monólogo de Shylock de El Mercader de Venecia de W. Shakespeare: “¿El judío no tiene ojos?…” Por un momento el amor lo transforma en alguien mejor, en un ser humano, pero dura solamente un instante, inmediatamente le pega y la rechaza como una tentación del demonio. En paralelo en un barracón de prisioneros se celebra una boda judía. Mila Pfefferberg explica la historia de las cámaras de gas, los otros habitantes del campo no la creen. Llegan los trenes a buscarlos, la selección se hace entre sanos y enfermos. Aquí asistimos al rodaje cámara en hombro para dar una sensación de movimiento y de realismo, así mismo el blanco y negro utilizado transmite al espectador la sensación de que lo que está viendo es una especie de documental y por lo tanto, en cierto modo verídico.

Espléndidas las imágenes del campo con cientos de prisioneros en movimiento. Spielberg nos explica con un magnífico ejemplo lo fugaz que puede resultar la felicidad humana: una vez elegidas las personas débiles y enfermas para los trenes el resto de hombres y sobre todo de mujeres se abrazan entre ellas, no han sido deportadas esta vez, ríen y se felicitan. Solamente han transcurrido unos segundos y ven desfilar camiones cargados de niños, son sus hijos, inmediatamente pasan a la desesperación más amarga, corren frenéticamente hacia las alambradas en un intento desesperado de detener los camiones; la escena es de una emoción estremecedora.

Los pocos niños que se dan cuenta de la situación se esconden, incluso dentro de las letrinas. Schindler contempla los trenes hacinados de gente, les propone a los nazis que le dejen regarlos con agua. Anteriormente habíamos asistido al cumpleaños de Oskar, una niña y una joven judías le ofrecen un presente, él besa a la chica. Por este motivo es encarcelado, Amon y otros jerarcas nazis lo sacan de la cárcel. Estamos en el año 1944 llueve ceniza sobre la ciudad, en el campo de Plaszow se incineran más de diez mil cadáveres. Se quieren llevar a los supervivientes a Auschwitz. Schindler ve pasar el cadáver de la niña del vestido rojo en una carretilla. ¿Qué representa la metáfora de la niña del vestido rojo? Evidentemente os diré lo que a mí me sugiere. Creo interpretar que la niña es la conciencia de Schindler. Cuando la niña paseaba despreocupada entre cadáveres y atrocidades por el gueto de Cracovia, Oskar contemplaba desde la colina las matanzas, su conciencia todavía era inocente, no se había despertado, ve algo raro, el abrigo rojo, algo que está mal, algo que desentona, algo que resalta en el cuadro, pero todavía no sabe que es. Cuando ve pasar el cadáver de la niña, con el mismo abrigo rojo, transportado en la carretilla su conciencia despierta por completo, ya sabe qué es lo que está mal, qué es lo que desentona: es la barbarie ¡Por fin lo ha comprendido!

Schindler quiere sacar a sus trabajadores del campo,  junto a Stern redactan una lista de personas (unas mil cien), que prácticamente se los compra a Amon. Se los lleva en dos trenes uno con las mujeres y otro con los hombres a Checoslovaquia, a su ciudad natal, Brunnlitz. Llegan los hombres pero no las mujeres, se ha desviado por error el tren hacia Auschwitz, Schindler va a buscarlas, obtiene el permiso para sacarlas del jefe del campo sobornándolo con diamantes. La fábrica dura unos siete meses, Oskar se arruina en su empeño de mantener una fábrica improductiva. Mientras tanto Alemania ha perdido la guerra. Schindler ha de huir, los judíos a modo de tributo y despedida le hacen un anillo con una frase del Talmut gravada en su interior: “Quien salva una vida, salva al mundo entero”. Aquí la película se hace muy emotiva, al despedirse de ellos Schindler se desmorona y se culpa de no haber salvado a más personas, huye con su esposa. Amon es ahorcado por sus crímenes. En un bonito epílogo, en color, cada uno de los supervivientes, acompañado por el actor que le ha dado vida en la película, dejan una piedra en la tumba de Oskar Schindler en la ciudad de Jerusalén.

En cuanto a la Banda Sonora comentar que el tema principal del film, interpretado al violín por Itzak Perlman, es una partitura conmovedora.

Comentarios

  1. Magnífica sinopsi la que ens ha fet el Tomás Ruiz sobre aquesta pel·lícula genial de l'Spielberg, on se'ns mostra un dels molts relats verídics succeïts en la franja de 1939-1945, en el curs de la Segona Guerra Mundial,centrat en l'holocaust que van patir milions de jueus, a més d'homosexuals, races considerades inferiors a l'ària, com per exemple la gitana,l'eslava,turca,etc.,a banda dels sofriments patits en els diversos camps de concentració existents, on també van anar a parar exiliats republicans fugint de l'Espanya franquista, presoners de guerra de diversos països europeus, Rússia, França, Anglaterra, Hungria, etc. S'han filmat moltes pel·lícules i documentals entorn l'horror de l'Alemanya nazi; una de les més recents és també "El pianista" de Roman Polanski, centrada en el guetto de Varsòvia. Tanmateix, però, per als autèntics interessats en aquesta matèria els recomanaria la visió del millor documental existent que es va realitzar a França ja fa uns anys al voltant de l'extermini jueu, la duració del mateix en un principi era de vuit hores fins que es va reduir a quatre per a la seva visió al cinema, es tracta de "Shoah".

    Odile

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

(L324) En la orilla (2013)

(BA14) Edward Hopper en el Thyssen-Bornemisza (2012)

(G133) Diferent Restaurant (Begur, Girona)

Arcadi Espada entrevista a Castilla del Pino (2002)

(L323) Alfabeto (1981)