(G98) Cal Paradís (La Vall d’Alba, Castelló)



Durante estas últimas vacaciones de semana Santa he visitado el único restaurante con estrella Michelin de la provincia de Castellón. Cal Paradís está situado en la Avenida de Vilanova, 30 de la Vall d’Alba en pleno corazón de la provincia y rodeado de almendros. A los fogones Miquel Barrera y en sala su mujer Ángela nos ofrecen una cocina de temporada creativa que mezcla con sabiduría el mar y la montaña que tan próximos tienen.

Además de la carta, disponen de tres menús: el primero denominado de “los arroces”; el segundo “tradición” y por último el más extenso “Gastromercat”. Nos decantamos por el primero añadiéndole alguna aportación más, algún capricho mío fuera de la carta.

Aperitivos: Aceituna en tempura de almendra con romesco. Cobertura ligera y crujiente con la gracia de la almendra picada aunque la combinación con la aceituna no me convenció. Seguimos con una Berenjena rebozada con miel y una Crema de patata, chirivía, remolacha y boniato (foto).


Tirabeque con guisantes y tocino (foto), rico. Para finalizar con una Crema de puerro en clochina1 (foto), muy buena. Los aperitivos cumplieron.



Primeros: Tomate de “penjar” con sardina de bota y ajos a la brasa (foto). Es un clásico de la casa. La escasa acidez de esta variedad de tomate, rebajada aún más en su ejecución combina a las mil maravillas con la salazón. Plato excelente.


Espárragos blancos con una sopita de salazones, aguacate, tomate y lima (foto), exquisitos y muy suaves. Finalizamos los primeros con unos Calamarcitos2 con alcachofas y pelota a la antigua (foto), plato delicioso.



Aquí intercalamos unas excelentes Gambas de Denia a la plancha (foto), muy ricas. Me habían explicado hace años que la gamba roja (Aristeus antennatus) es la misma en todas partes, desde Palamós (Girona) hasta Garrucha (Almería). Y que si algo diferencia a las de Denia es el cuidado con el que se tratan en los barcos para evitar roturas de sus cabezas y contrastes bruscos de temperaturas, porque se llegan a capturar a 700 metros de profundidad, en aguas muy frías. Sin embargo a mi me parecen más finas en cuanto a gusto y a nivel físico en cuanto a la estructura de su caparazón.


El plato de arroz de pescado, consistió en un Arroz de galeras, alcachofas y pulpitos (foto), muy gustoso pero demasiado al dente para mi entender, le faltaba tiempo de cocción. Lástima lo que pudo haber sido una comida redonda. Me he llevado una pequeña decepción; los arroces no los han ejecutado bien en los sitios que he comido de Castellón.


Postres: Gelée de naranja amarga y crema de almendras con crujiente de galleta (foto). Elementos del entorno próximo dominando la almendra sobre el cítrico. Bueno. Crujiente de hojaldre, mouse de chocolate blanca y frutas (foto), muy suave.



Con los aperitivos tomamos una excelente cerveza artesana La Socarrada de Xàtiva, hecha con romero y miel de romero. Con la comida un verdejo suave y muy aromático Bianca 2012 de las Bodegas Nilo, DO Rueda, con aromas herbáceos y ligeras flores blancas, refrescado con aromas a cítricos, y un final algo dulce (melocotón). Un vino bien estructurado, elegante y fresco, que acompañó perfectamente la comida compuesta casi en su totalidad por verduras y pescado.

Pan rústico blanco, en gruesas rebanadas que se prestaba a mojar en el aceite local de calidad Pla de l’Arc. Para finalizar un té verde acompañado por un pa de pessic con un inconfundible sabor a almendra.

Precio de la comida entre 50 euros por persona + bebidas. Fecha de la visita 4 de abril de 2015.

PUNTUACIÓN: 7-7,5

NOTAS:

1.- “Clochina” en valenciano, concha en castellano. En este caso se trataba de mejillón.

2.- En valencià “Polps”.

Comentarios

Entradas populares de este blog

(L322) El testimonio de Yarfoz (1986)

Arcadi Espada entrevista a Castilla del Pino (2002)

(L116) La Regenta (1884) – 4.- Estructura, personajes y modo narrativo.

(G131) Restaurante Céleri (Barcelona)

(G48) La Dolceta (Lleida)