(C10) El lector (2007)


Stephen Daldry, El lector (2007)

Normalmente las adaptaciones cinematográficas de una novela de éxito no suelen ser muy afortunadas y el film acaba siendo de mucha peor calidad de que la novela. No sucede así con El lector (1995), la excelente novela de Bernhard Schlink (1945) de la cual Stephen Daldry (1961) realiza una adaptación más que notable.

Merece destacarse la fidelidad a la novela combinada con una delicadeza al sugerir sentimientos profundos y no expresados. La belleza de la fotografía, la luz, la perfecta y creíble ambientación de la Alemania de 1958. Es un film muy cuidado que expresa con gran humanidad la terrible y conmovedora historia de amor y traición entre un joven de quince años y una mujer de treinta y seis, que le exige que le lea libros antes de consumar su pasión amorosa, hasta el sentimiento de culpa que define la identidad de toda una nación. Todo ello adornado con diversos y fundamentales giros argumentales que es mejor no desvelar para quién todavía no haya leído el libro o visto la película. El film va creciendo hasta la culminación silenciosa de una tragedia que cada uno de los personajes principales arrastrará en silencio hasta el fin de sus vidas.

La culpa y el perdón son las dos emociones que condicionan las vidas de los protagonistas. El horror del holocausto nazi es tratado en el film como si de un fantasma se tratase, sin ser nombrado directamente, pero determinando de forma absoluta todas y cada una de las acciones de los protagonistas empujados por el deber, la culpa o la soledad.

En cuanto a los actores está esplendida Kate Winslet en el papel de Hanna Schmitz mujer tan misteriosa como bella, ambigua y atormentada, tan huraña como necesitada de amor, la intérprete aporta una gama de matices a un personaje lleno de secretos. Magistral es también su caracterización de Hanna mayor, con más de sesenta años; vemos como la mujer atractiva y deseable del principio de la película se ha convertido en una anciana. Sorprende también el joven David Kross (Michael Berg) que lleva sobre sus espaldas el peso de una gran parte de la película. Sobrio y elegante está Ralph Fiennes (Michael Berg adulto) que acaba de trazar el círculo que los anteriores personajes dejan incompleto.

Para finalizar os recomiendo leer también el artículo de Luis García Montero sobre El lector La lectura es un ejercicio de profunda significación ética, no sólo porque ayuda al autoconocimiento, sino porque te lleva hasta el lugar del otro.” Así como la también interesante crítica que Carlos Boyero hace para el diario El País el día de su estreno en la 59 edición de la Berlinale (parece ser el único crítico cinematográfico que ha leído la novela).

Comentarios

  1. Un libro siempre será mejor que su película homónima, aunque una buena película también es una buena invitación a leer el libro original. Por eso no suelo ver si antes leo pero a veces leo después de ver.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

(L324) En la orilla (2013)

(BA14) Edward Hopper en el Thyssen-Bornemisza (2012)

(G133) Diferent Restaurant (Begur, Girona)

Arcadi Espada entrevista a Castilla del Pino (2002)

(L323) Alfabeto (1981)