(L172) El americano impasible (1955)



Graham Greene, El americano impasible (1955)

Graham Greene (1904-1991), novelista británico de amplia y prestigiosa trayectoria periodística, se inspiró en su cargo de corresponsal en Indochina, en 1954, para concebir esta novela, que se publicaría un año más tarde titulándola The Quiet American (1955).

Argumento: El relato está protagonizado por un veterano corresponsal de guerra inglés afincado en Saigón, llamado Thomas Fowler, que cubre la información sobre la rebelión de los vietnamitas contra los colonos y las tropas francesas. El ambiente de guerra, violencia e incertidumbre se acentúa aún más cuando su mujer, por medio de una carta, le niega el divorcio por sus creencias católicas. Esto supone un enorme obstáculo para Fowler, que vive en concubinato con Fuong, una bella nativa que le ha hecho resurgir en el terreno afectivo-sexual, pero con la que desea casarse.

La llegada de un americano llamado Alden Pyle, un niño de papá, licenciado en Harvard, ingenuo, arrogante y excesivamente educado, trastoca la agitada pero rutinaria vida de Fowler, de forma que le hace replantearse su condición moral y le lleva a diversas situaciones límite (“Así son las cosas. Uno abandona a veces a las personas, y otras veces cambia el viento, y le abandonan a uno. Da ganas de creer en la justicia”. p. 178), como por ejemplo el hecho de que Fuong, harta de esperar a que Fowler se divorcie, termina yéndose con Pyle (“En Inglaterra solíamos hablar de virtudes sólidas como la esterlina. ¿Tendremos que hablar ahora de un amor sólido como el dólar? Un amor como el dólar, por supuesto, incluía el matrimonio y los hijos”). Los tres constituyen los vértices de una compleja relación triangular en la que cada personaje, representativo de concepciones culturales antagónicas, es guiado por motivaciones que, mal entendidas o incomprensibles para los demás, terminan por producir resultados y comportamientos muy distintos de los que se persiguen (“Se había entregado a la juventud y a la esperanza y a la seriedad, y ahora resultaba que eran menos sólidas que la vejez y la desesperación”).

La amplia visión de la política, de las costumbres occidentales y también las orientales, de la condición humana, de los actos violentos y la desesperación, hacen de El Americano Impasible una novela completa a pesar de su ajustada extensión. La capacidad de observación que demuestra Greene es impresionante, hasta el punto de que consigue sumergir al lector en el ambiente vietnamita de la época sin apenas dificultades, y recrea unos diálogos entre Fowler y Pyle ciertamente memorables, que enriquece el perfil de los dos personajes, de forma que se pueda tener cierta empatía por uno y por otro, con cierta alternancia, a pesar de sus miserias, a pesar de su egoísmo.

Sus personajes aparecen perfectamente delineados mostrándonos sus conflictos personales, que transcurren bajo el detalle de sus sentimientos y sus confusiones psicológicas (“Ahora necesitaba el día punteado por esos estallidos repentinos que podían ser el escape de un coche o podían ser granadas; ahora necesitaba conservar la visión de esas siluetas con pantalones de seda que atravesaban con gracia el mediodía húmedo; ahora necesitaba a Fuong; y mi verdadero país se había desplazado unos trece mil kilómetros sobre la tierra”.), lo mismo que los ambientes en que se desarrollan sus historias, llenos de detalles admirables.

La novela, sin ser una obra maestra, es una novela muy recomendable, y en ningún caso dejará indiferente al lector. Otras obras de Greene que recomendamos son: El tercer hombre (1950); Nuestro hombre en la Habana (1958) y Cónsul honorario (1973).

COMENTARIOS DEL CLUB DE LECTURA (28/01/2011)

El lenguaje de Graham Greene es inciso y directo, tal vez no demasiado literario, sino más parecido a una crónica periodística. (Angie)

Los efectos colaterales, tan de moda en las guerras de hoy en día, aparecen muy bien representados en la obra, sin que se mencionen por ese nombre. Un ejemplo sería la gente que muere en el mercado. (Fanny)

El idealismo suicida americano, el intervencionista altruismo democrático (Rafa Recio). Los efectos perversos de la buena voluntad (Fanny). La explicación de la situación y de lo que ocurrirá en Vietnam pocos años después.

Cuando Pyle salva la vida de Fowler cambia la visión de la dinámica de la narración. Queda como en deuda, pero al final no encuentra un motivo para salvarle.

Hay un cambio de hegemonía mundial. Desaparece el colonialismo francés y británico y ocupan su lugar los Estados Unidos preocupados por la expansión del comunismo. (T. Ruiz).

Pyle quiere salvar a Fong, es como una metáfora de la salvación del país. Si puede hacerlo con ella también lo podrá hacer con Vietnam.

Comentarios sobre la idea de Dios están muy presentes en la obra de un converso al catolicismo como Grenne (Angie) ex: (“El secreto es muy poco importante en general para el hombre que confiesa”. “Aquí somos neutrales. Éste es el territorio de Dios”).

Comentarios

  1. Hola, Tomás. Qué recuerdos me ha traído este fantástico libro: el cuarto de estar de casa de mis padres, la mesa camilla, mi padre y sus interminables lecturas, que gustaba comentar con nosotros. Un sin fin de recuerdos, todos maravillosos.
    Creo que lo rescataré de la librería de mis padres. Seguro.
    Un abrazo,

    Adelaida

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

(L116) La Regenta (1884) – 4.- Estructura, personajes y modo narrativo.

Entrevista a Emmanuel Carrère en La Pedrera de Barcelona (13/11/2017)

(L331) Julian Barnes - Niveles de vida (2013)

(L199) El perquè de tot plegat (1993)

(G131) Restaurante Céleri (Barcelona)