Eric Rohmer (1920-2010)

Ayer murió el cineasta Eric Rohmer (1920-2010) que para los amantes de la cultura francesa en general, y de la Historia del Cine en particular, fue todo un referente. Nació en Tulle (Corrèze) el 4 de abril de 1920. Antes de dedicarse al cine fue profesor de literatura. En 1946 publicó una novela, titulada Elisabeth. En los años cincuenta, en los cineclubes del Barrio Latino, junto con otros jóvenes cineastas de la época como Jean-Luc Godard, François Truffaut o Claude Chabrol, iba a concebir la Nouvelle Vague, toda una revolución dentro del cine. Como crítico, participó en publicaciones como La revue du Cinéma, Les Temps Modernes, La Parisienne, Arts, La Gazette du Cinéma y la prestigiosa y emblemática Cahiers du Cinéma, de la que fue redactor jefe desde 1957 a 1963.

Él se reconocía el más auténtico deudor de la Nouvelle Vague, y se vanagloriaba de no haberla traicionado nunca. "He respetado esa idea de que se podía hacer cine sobre la cotidianidad, que no eran necesarias las grandes construcciones dramáticas para tratar la realidad. En Cuento de otoño (1998), por ejemplo, abordo una serie de temas a partir de una anécdota mínima propiciada por un anuncio en un periódico, un encuentro casi fortuito".

Además de realizador, Rohmer fue siempre un ensayista y teórico de primera fila, como lo demostró en los años sesenta con su fecunda polémica en torno al cine de poesía (que Pasolini defendió con sus postulados de filólogo) y el cine de prosa, que Rohmer argumentó y practicó en su propia filmografía. Su prosa procedía de la gran tradición de la novela francesa, pero su cine no fue nunca literario, en el sentido peyorativo de la expresión. Cineasta elegante y austero a la vez, orquestó su filmografía en ciclos, como el de sus "cuentos morales", sus "comedias y proverbios" y sus "cuentos de las cuatro estaciones".

De su filmografía os recomendamos lo esencial: Mi noche con Maud (1969), La rodilla de Clara (1970), La buena boda (1982), Paulina en la playa (1983) y El rayo verde (1986) León de oro en Venecia.

Comentarios

  1. Gràcies Tomás per dedicar-li un lloc en el teu blog a un dels director cinematogràfics tan importants com ha estat l'Èric Rohmer. Jo també crec que és l'últim que restava de tot aquell grup que pertenyien a la "Nouvelle Vague", com el recordat François Truffaut, que va morir prematurament. He vist gairebé totes les seves pel·lícules i, fins i tot, alguna l'he repetit. Aquest cap de setmana li faré el meu petit homenatge i en revisaré alguna d'elles.

    Una forta abraçada i gràcies,

    Odile Laguarda

    ResponderEliminar
  2. M’ha sobtat rebre la notícia de la mort d’Eric Rohmer, dons es un dels meus cineastes de referència, es pot dir que he vist quasi totes les seves pel•lícules, inclús vaig fer un treball d’història del cinema de la seva obra i vaig tornar a gaudir de les seves pel•lícules, les quals pots veure i tornar-les a veure sense que se’t facin repetitives dons en elles tal com be dius tracta temes de la vida quotidiana, els personatges que hi surten son persones de carn i ossos com nosaltres, gent del carrer amb inquietuds, il•lusions i problemes semblants als nostres, els seus diàlegs, moltes vegades improvisats dons no seguia un guió prèviament establert sinó que deixava parlar als actors , li donaven un estil propi molt interessant. El trobarem a faltar de veritat.

    Maite Fàbregas

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

(L324) En la orilla (2013)

(BA14) Edward Hopper en el Thyssen-Bornemisza (2012)

(L28) Mirall trencat (1974)

Arcadi Espada entrevista a Castilla del Pino (2002)

(L323) Alfabeto (1981)