(L79) Soldados de Salamina (2001)


En Soldados de Salamina Javier Cercas, (Ibahernando, Cáceres, 1962), recrea un episodio de la guerra civil española que consigue, según mi opinión, elevar a categoría universal. 

Leí Soldados de Salamina (2001) por primera vez el año 2005 en su 36ª edición. En enero de 2010 volví a leerlo para trabajarlo con mis alumnos del instituto y fue en esta segunda lectura cuando disfruté a fondo de esta novela, redonda en su planteamiento y estructura y maravillosa en el mensaje que transmite.

Cercas divide la novela en tres partes:

En la primera parte,  “Los amigos del bosque”, un periodista (el mismo Cercas convertido en narrador), escritor frustrado, consigue encontrar una  historia. El autor nos muestra cómo una anécdota va adquiriendo fuerza, va ganando entidad en el cerebro del escritor, hasta el punto de convertirse en una obsesión. La entrevista del periodista-escritor-frustrado a Rafael Sánchez  Ferlosio es el punto de partida, el cabo suelto de una enmarañada madeja que acaba convirtiéndose en una novela. Seguimos el proceso de investigación y documentación que hay detrás de una historia; es la tarea del escritor convertida en novela.

La segunda parte, “Soldados de Salamina” es la historia novelada del escritor e ideólogo de la falange Rafael Sánchez Mazas, principalmente el episodio de su fallido fusilamiento en el santuario del Collell en Girona, los nueve días que pasó vagando por el bosque hasta encontrar a Maria Ferré (cuya familia le ofreció cobijo) y los días posteriores en los que logró sobrevivir esperando la llegada de las tropas nacionales con la ayuda de “los amigos del bosque”, los milicianos republicanos Pere y Jaume Figueras y Daniel Angelats.

La anécdota (por suceso poco conocido, no por irrelevante) del soldado que lo vio agazapado entre los arbustos y lo dejó escapar, es la parte central de la novela, lo que le da entidad y unidad y trasciende el episodio concreto para adquirir un valor universal: un ser humano frente a otro ser humano al margen de ideologías.

De esta segunda parte quiero destacar y ofreceros un fragmento que me parece precioso. En él, Sánchez Mazas llega al prado que los Ferré le ofrecen para pasar el día.

“... Lo encontró muy cerca, nada más cruzar el lecho profundo, pedregoso y sin agua de un arroyo bordeado de álamos y se tumbó allí, entre la alta hierba, bajo el cielo despejado y ejemplarmente azul y el sol deslumbrante que entibiaba el aire frío e inmóvil de la mañana, y aunque tenía todos los huesos molidos y una fatiga sin fin le cerraba los párpados, por primera vez en mucho tiempo se sintió seguro y casi feliz, reconciliado con la realidad, y mientras notaba el peso placentero de la luz en los ojos y en la piel y el deslizamiento irrevocable de su conciencia hacia el agua del sueño le afloraron a los labios, como un brote  incongruente de aquella imprevista plenitud, unos versos que ni siquiera recordaba haber leído:

Do not move
Let the wind speak
That is paradise” (1)

En la tercera parte “Cita en Stockton”, título de referencias cinematográficas (John Houston, Fat City, 1972), Cercas pretende completar la historia con otro de los elementos básicos sobre los que pivota la historia, que ha quedado incompleta, ¿quién fue ese miliciano, amante de los pasodobles, que dejó escapar a Sánchez Mazas?

Esta tercera parte, la más emotiva desde mi punto de vista, es un alegato contra la violencia y contra las guerras, contra los totalitarismos que separan a los seres humanos; es un homenaje a todos los que perdieron la guerra pero no su humanidad, a todos los héroes anónimos que han sido capaces de  ver, en el rostro del enemigo, a un hermano.

Beatriu Flinch


NOTAS:

1.- Cercas, Javier, Soldados de Salamina, Tusquets editores, Barcelona 2005 36, págs. 109-110.

La poesía es de Ezra Pound.

Notes for Canto CXX

I have tried to write “Paradise”.

Do not move
Let the wind speak
that is paradise.

Let the Gods forgive what I
have made
Let those I love try to forgive
what I have made.

Comentarios

  1. Emotivo y muy buen comentario del libro de Javier Cercas, se nota que usted lo ha leído con pasión y nos la ha sabido transmitir en su escrito.

    Albertine Simonet

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

(L116) La Regenta (1884) – 4.- Estructura, personajes y modo narrativo.

(L332) La familia de Pascual Duarte (1942)

Entrevista a Emmanuel Carrère en La Pedrera de Barcelona (13/11/2017)

(L199) El perquè de tot plegat (1993)

Desè Aniversari de "Elsurcodeltiempo".