(G121) Saturne (París)



Cercano a la Bolsa se encuentra el Restaurant Saturne, 17 Rue Notre Dame des Victoires, 75002 Paris. Al mediodía está frecuentado en su mayoría por ejecutivos que aprovechan la comida para hablar de trabajo y enseñarse gráficos de resultados; algún que otro turista japonés y catalán. La decoración del local es sencilla y despejada, de estilo nórdico.


En su página web nos explican sus principios culinarios: “Preferimos los circuitos y la agricultura de proximidad. Nuestros vinos son sin química y la cocina sin artificios. La calidad y la sencillez son esenciales para nosotros. Los productos son todos hechos a mano, orgánicos, en el respeto a la alimentación humana, animal y vegetal. Nuestro menú se compone de productos de uso diario. Nos esforzamos por respetar y valorar las técnicas y el savoir faire. Donde el espíritu se encuentra con el gesto, con la intención y el cuidado...”

Dentro de las opciones había tres menús y optamos por la fórmula francesa de Entrante/Plato principal/Postre. Como entrantes Bonite de Saint Jean de Luz- huître d’Utah Beach – cresson de Méréville (foto), el atún estupendo y ligaba perfectamente con la ostra escabechada y los berros. Seiche de l’Ile d’Yeu  – main de Bouddha – lard & savagnin (foto), calamar a tiras, bueno aunque más flojito que el plato anterior.



Los segundos, platos más consistentes, consistieron en: Lieu de Saint Jean de Luz – coquillages – céleri rave –ail noir/noix verte (foto), se trata de una merluza con berberechos plato simplemente correcto. Agneau de lait Maneix – épinard nouveau – mirabelle/yuzu (foto), tiernísimo y muy bien conjuntado el plato de cordero con las espinacas y la ciruela yuzu.



De postres Châtaigne – églantine – paire (foto), que no me convenció. Chocolat – fain – sarrasin (foto), estupendo el chocolate en sus diferentes texturas.



Para beber agua Chantemerle 1868 un agua mineral de los Montes d'Ardèche y un par de copas de vino blanco del Jurançon, con un inicio dulce y un postgusto seco, a precios desorbitados. Los cafés se acompañaron de unas magdalenas proustianas (foto).


El pan estupendo (foto). El servicio voluntarioso, con ganas de agradar, pero lento. Mi reflexión final es que a un mismo nivel de calidad del restaurante, has de gastar muchos más recursos para igualar los resultados de uno español. Pero en esto de las guías se refleja perfectamente donde se venden más neumáticos.


Entrée/Plat/Dessert au choix 45 euros + bebidas. Fecha de la visita el 21 de noviembre de 2016.

PUNTUACIÓN: 6.5-7

Comentarios

Entradas populares de este blog

(L324) En la orilla (2013)

(BA14) Edward Hopper en el Thyssen-Bornemisza (2012)

(L28) Mirall trencat (1974)

Arcadi Espada entrevista a Castilla del Pino (2002)

(L323) Alfabeto (1981)