Civilización o barbarie



Civilización o barbarie

No he podido resistir el horror que me ha producido el linchamiento del tirano Gadafi y la dureza de las imágenes que han pasado por televisión, por este motivo he decidido escribir este artículo. 

Gadafi era un tirano y también un ser humano que en el momento de su captura pedía clemencia y piedad. ¿Es que las palabras clemencia y piedad ya no conmueven a nadie?

No se ha respetado la Declaración Universal de los Derechos Humanos del año 1948 ni las Convenciones de Ginebra sobre prisioneros de guerra. ¿Para qué está el Tribunal Penal Internacional de la Haya? ¿No era suficiente con capturarlo y entregarlo a la justicia? ¿No vivimos en Estados de derecho que respetan la vida de las personas de cualquier calaña y les ofrecen un juicio justo? Entre la víctima y el verdugo siempre me decantaré por la víctima.

¿Dónde están ahora sus amigos? ¿Dónde están aquellos que le palmoteaban la espalda y le abrieron las puertas de la mal llamada Comunidad Internacional y de la ONU (sabiendo quién era) porque se lucraban con su petróleo? Lo han abandonado como a un perro. ¡Cuánta hipocresía y cuánta maldad hay en la política, el arte de lo posible, el arte de la mentira!

Luego está la obscenidad del ensañamiento sobre el cuerpo muerto y su exposición pública a modo de trofeo. No he podido soportar ver las imágenes otra vez. Pido “derechos humanos para los ojos” como dice el profesor Emilio Lledó. Y me pregunto ¿para qué sirve entonces la cultura? Freud nos dice, en El malestar de la cultura, que debería servir para dominar o reprimir la parte animal e irracional que hay en el hombre. Los antiguos griegos adoraban al dios Jano que tenía dos caras, que simbolizaban esta dualidad del hombre: una parte presentable y amable y otra parte oculta que sería la de la guerra y la barbarie. La cultura debería hacer prevalecer la primera.

¿Para qué sirve entonces la cultura y la lectura? Deberían servir, aparte de entretenernos, para indignarnos ante la contemplación de estas imágenes. Porque si dejamos que resuene la maldad y la venganza, será la barbarie quien habrá ganado la batalla. Los libros nos muestran cómo se ha vivido en otras épocas y culturas, nos permiten dialogar con las mejores mentes de todos los tiempos y sacar de su experiencia alguna lección para el presente.

Mis maestros no me han enseñado a vivir en la violencia ni a quedarme indiferente al contemplarla. Frente a Platón y Heidegger que postulaban que el hombre era un “ser para la muerte” están Spinoza y Lledó quienes opinan todo lo contrario: el hombre es un “ser para la vida”. Escojamos pues la Civilización frente a la Barbarie; no podemos comportarnos igual que el tirano, nuestro ejemplo ha de ser otro, hemos de ser mejores, más justos, en definitiva, más humanos.

Tomás Ruiz, 21 de octubre de 2011

Comentarios

  1. Hola Tomás, la reflexió és interessant, però com és una reflexió implica pensar fredament, que és el que no es fa en un camp de batalla, no es pot fer, no hi ha temps.

    El cos humà triga un cert temps en passar de l'estat d'alerta al de reflexió, si és que hi pot arribar. Els hem de demanar als combatents, majoritariament no professionals, que es parin a pensar, quan, per arribar a aquella posició el que han tingut que fer és sobreviure, que no es poc.

    Per aplicar tot això que dius, tindrien que haver remplaçat, unes hores o dies abans, els combatents per gent que no estigués implicada en el conflicte. Cosa que molt pocs acceptarien. Els que donaven copets a l'espatlla, vestits amb armilles i sense armes es tindiren que haver acostat on es creia s'amagava aquest personatge i haver intentat dialogar amb ell i els seus protectors com fan le forces d'ordre public en cassos similars. Enviar un missatger, un mitjancer.

    Si recordem com es tracten els missatgers i mitjancers en les "pel·lícules" ningú no s'arriscaria, si no hi està implicat, i si hi està implicat ja no pot ser imparcial.

    Potser es podria crear un cos "d'elite" de mercenaris mitjancers, a canvi d'una bona recompensa es pot fer el que calgui.

    Quants dels que es veuen en les imatges, no han perdut gent estimada, potser tot el que tenien o pel que han treballat amb esforç. Es tracta d'un sentiment molt humà, resoldre el problema, o eliminar la causa d'aquest tant aviat es troba, descendim de nòmades, caçadors - recol·lectors, on preval la norma dels fets consumats i la revenja exprés. Com ja saps, els humans actuals som el producte de milers d'anys d'evolució on el que prevalia era sobreviure, només en els darrers segles, uns pocs humans afortunats es troben en situacions on la lluita per la supervivencia no és prioritaria.

    Enhorabona pel Blog,

    Records

    Jordi López Fernández

    ResponderEliminar
  2. Hola Tomàs, l'has clavat amb aquest article, estic t'acord amb tu.

    Salutacions

    Elvira

    ResponderEliminar
  3. He sentido la misma indignación que tu al ver lo sucedido, me ha dado asco, una vez mas, el ser humano, y la cobardía de enjambre de que es capaz, aunque fuera un asesino y un dictador, por esa misma regla de tres se tendría que ajusticiar igual a muchos diligentes políticos actuales, que aunque no maten o sí, hacen mucho mas daño a todos. Tienes toda la razón si no se respetan los derechos humanos todos son iguales, asesinos y justicieros. En fin, ya sabemos que por desgracia, el ser humano es capaz de lo mejor y lo peor a la vez. Un Saludo,
    Jorge

    ResponderEliminar
  4. La violència de les imatges del linxament són una obscenitat, malgrat que Gaddafi fos el dictador cruel i assasí de tantes persones, gent del seu propi país que tant pretenia "defensar" matant obssessivament fins a la fi.

    Odile

    ResponderEliminar
  5. Como (casi) siempre totalmente de acuerdo contigo. Me ha horrorizado el linchamiento de Gadafi. Como me espanto el ajusticiamiento con mofa y sin ningún respeto al ser humano,que pese a todo era, Sadan Husein.

    Pilar Villanueva

    ResponderEliminar
  6. Todavía podemos confiar en el ser humano cuando a tantos de nosotros nos horrorizan las imágenes del linchamiento de Gaddafi, por no hablar de la exposición pública de su cadáver para ser objeto de escarnio. 
    Beatriu Flinch

    ResponderEliminar
  7. TENS TOTA LA RAO, SUBSCRIC EL QUE DIUS.
    RECORDS
    PILAR Guillamón

    ResponderEliminar
  8. Acabo de leer tu reflexión. Ciertamente, las impactantes imágenes nos ponen de manifiesto la cara de la barbarie, que bien has pronunciado en tu artículo, característica de la condición humana cuando se enfrenta a situaciones límites y lo que ha pasado no es más que el resultado de un tiempo de violencia extrema que este pueblo ha sufrido. Gaddafi ha caido en manos de sus verdugos que resultan, éstos, ser sus víctimas. Lamentablemente, a lo largo de la historia las atrocidades han estado a flor de piel y continúan, pero lo que nos ha hecho reaccionar es el espectacular impacto visual que las imágenes nos han producido, aumentado por ser imágenes"expres"(las vemos, practicamente, en el mismo momento que sucede) y en donde podemos observar a un personaje del que nos habíamos acostumbrado con apariencia de un "todopodero" exhibido como trofeo de guerra.
    Duele, sí!. Fué un tirano pero como todo ser humano tenía derecho a un juicio justo y cuando las tornas dan la vuelta y ya no interesas te dan la espalda y te quedas completamente sólo y sin respaldo.

    xus

    ResponderEliminar
  9. Si va ser repugnant, però no us oblideu que era una guerra i que va ser un acte de guerra, encara que televisat. Penseu en les barbaritats fetes pel règim del dictador que no hem vist ni veurem mai. Jordi

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

(L321) Un largo sábado (2015)

(G131) Restaurante Céleri (Barcelona)

(G46) La Llagosta (Llafranc, Girona)

(G48) La Dolceta (Lleida)

(L116) La Regenta (1884) – 4.- Estructura, personajes y modo narrativo.