(G54) Tickets (Barcelona)




Después de superado el examen de cómo hacer la reserva, pudimos por fin probar el estupendo taller de tapas que es el restaurante Tickets, Avinguda Paral.lel, 164 (Metro Poble Sec, Línea 3). Se trata de un restaurante muy original al mando del cual está Albert Adrià quien poniendo todo su saber y experiencia de Elbulli elabora unas tapas magníficas.

El local está decorado con mucho gusto. Parece un chiringuito de la Barceloneta, con sus mesas y sillas de colores, luces y adornos de fiesta mayor, persianas enrollables, una especie de parada de pescado, taburetes, barras de bar, etc. La ambientación musical con rumba catalana y boleros: “El pobre Miquel”, “Volaré”, “Si tú me dices ven”, etc., dan al lugar un ambiente festivo magnífico. La gente conversa animadamente y las risas y la despreocupación campan por el local donde se mezclan nacionales y turistas a partes iguales. Los camareros son amables, atentos a las sugerencias y van vestidos como si fueran actores de un espectáculo circense. Toda una experiencia que no dejamos de recomendaros.


Hay una carta de tapas cuya portada nos recuerda un poco a los TBO de nuestra infancia, divertida y picante, a todo color. Sin embargo decidimos dejarnos aconsejar para que fueran ellos los que nos confeccionaran su particular selección acorde con nuestros gustos y fuera intolerancias alimenticias.

Como no, para esperar los primeros platos, elegimos una cervecita Estrella a presión, fina con poco gas, muy suave. Aquí va la selección de tapas en que consistió la comida.

Empezamos con unos entrantes: Fruta impregnada, son gajos de melocotón (foto), buenos y refrescantes. Seguimos con unas olivas Gordal adobadas[1] (fotos), se trata de un trampantojo, son unas falsas olivas que literalmente explotan en el interior del paladar inundándolo de sabor, muy buenas. Nos recomendaron alternarlas con el boquerón (foto), una combinación muy acertada logrando una plenitud de experiencias sápidas. Alga Codium en tempura con vinagreta de su jugo (foto), se come con los dedos, plato excelente. Mini airbags rellenos de queso manchego y Ensalada de tomate (foto), que es un original gazpacho siendo el líquido una gelatina, buenos.







A partir de aquí dejamos los entrantes y pasamos a platos que intentarían representar una especie de segundos todos ellos de pescado: Canalón de aguacate con Buey de mar y romesco ligero (foto), excelente. Ostra con vinagre de Jerez al estragón y caviar de aceite de oliva virgen, buena y Ostra caliente en suquet (foto), combinación esta última magnífica. Xuxi con semilla de tomate y anchoa del cantábrico (foto), bueno. Cornete de tartar de tomate (foto), bueno. Navajas en escabeche, perlas de azafrán y cristales de salsa de soja (foto), deliciosas. Gambas maceradas con soja y jengibre (foto), sublimes para quien le guste apurar las cabezas.







Se acabaron los pescados y viene la carne: Huevo de patata (foto), original y muy bueno. Patatas confitadas con jugo de costilla de cerdo y jamón ibérico cocido con pimienta Paprika espolvoreada por encima (foto), buenas y contundente. Taco de conejo en salmorejo (foto), bueno. Ravioli líquido de queso Payoyo[2] (foto), bueno.





Llegamos al apartado de los postres: Fresas con gelatina de yogurt de violetas (foto), muy buenas. Pastel tibio de almendras (foto), muy logrado.



Después de los cafés, un cortado descafeinado y un té negro, llamamos al heladero (foto) quien haciendo sonar la campana de su carrito se acercó y nos obsequió con dos Cornetes de mango con su sorbete (foto), muy refrescantes.



Para acompañar todo esto un monovarietal verdejo El perro verde 2011, que al principio empezamos a tomar por copas pero ante la animación acabó cayendo integro. Es un vino blanco sin crianza, color amarillo pajizo pálido. En nariz expresa toda la gama aromática del verdejo: heno, fruta madura, anís. En boca es glicérico y con una buena estructura, con final elegante y amargante propio de la variedad.

Llegó el momento de pagar y nos trajeron la cuenta en esta bonita caja metálica (foto).


No se sirvió pan durante la comida, aunque puedes pedirlo. Precio aproximado del tapeo 70 euros/persona + bebidas. Fecha de la visita 28 de julio de 2012.

PUNTUACIÓN: 8


[1] Plato que ya se servía en Elbulli el año 2009.
[2] El Queso Payoyo es un queso producido con leche de cabra payoya en la Sierra de Grazalema (Andalucía, España)

Comentarios

  1. Bueno, bueno, bueno... uffff!!! Se me ha hecho la boca agua!!! Sólo me ha faltado paladearlo y os aseguro que esto sí que no me lo pierdo. Ya me diréis cómo se hace la reserva.
    Las fotos, Tomás, magníficas.

    Un abrazo,

    Adelaida

    ResponderEliminar
  2. Bon dia xaval, el bareto tiene buena pinta, lástima que no den pan con las tapas…
    Aprovecha, antes que se acaben “los días de vino y rosas”, sobre todo los de “vino”.


    Un cordial saludo,
    Aurelio Hidalgo

    ResponderEliminar
  3. Carai, no sóc de menjar, però si de picar, quina pinta té tot.

    Felicitats per l'article!

    Una braçada,


    Núria Martínez

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

(L321) Un largo sábado (2015)

(G131) Restaurante Céleri (Barcelona)

(G46) La Llagosta (Llafranc, Girona)

(G48) La Dolceta (Lleida)

(L116) La Regenta (1884) – 4.- Estructura, personajes y modo narrativo.